¿Dónde están los responsorios? Algunas enseñanzas derivadas de la catalogación

Lucero Enríquez Rubio 

En el proceso de elaboración del volumen III del Catálogo de Obras de Música del Archivo del Cabildo Catedral Metropolitano de México, la conspicua y contradictoria presencia-ausencia de responsorios  en el archivo de música me llevó a comparar el repertorio contenido en la Librería de cantorales de la Catedral de México con el existente en los llamados “papeles de música” del archivo. En una primera revisión, era posible ver que en el lapso comprendido entre 1589 y 1960 había temporalidades en las que abundaban los responsorios y otras en las que parecía no haber presencia de ese género litúrgico, fundamental para la realización del oficio de maitines en las grandes fiestas. En búsqueda de respuestas me topé con los clásicos lugares comunes “falta aún mucho por investigar” y “no se sabe a ciencia cierta…”. Para mi sorpresa, algunos criterios musicológicos emitidos en el pasado por autoridades de gran prestigio no habían sido cuestionados en el presente y parecían haber alcanzado el status de verdad incontrovertible. Vi que en medio de ambas riveras mi búsqueda de los responsorios “ausentes” naufragaría. Así que en vez de darlas por hecho, empecé a cuestionarlas tan a fondo como me fue posible. Me valí de los documentos mismos (papeles de música y cantorales) y complementé la parte empírica con inventarios, actas del cabildo catedral y diarios manuales de la Catedral de México. Revisé las fuentes tradicionales de musicología histórica hispana (Rubio, López-Calo, De la Cuesta, Reynaud) y las actuales (Marín, Bombi, Knighton, Torrente, Illari). En todo momento me valí de los libros litúrgicos, en especial del Breviarium Romanum Editio Princeps (1568) y de una edición de 1885, así como de algunos trabajos sobre géneros en música y literatura (Samson, Dubrow). Llegué a algunas conclusiones que me parecen razonablemente sustentadas y que explican lo conspicuo de esa ausencia-presencia que tanto me intrigó. De ello versa el trabajo que propongo para participar en el III Congreso de la Asociación Regional para América Latina y el Caribe de la Sociedad Internacional de Musicología, ARLAC/IMS.