“Las melodías son más bien rurales, las armonías son más de ciudad”: a propósito del estilo de Eduardo Lagos“Las melodías son más bien rurales, las armonías son más de ciudad”: a propósito del estilo de Eduardo Lagos

Juliana Guerrero

En 1969, Eduardo Lagos (1929-2009) grabó el disco Así nos gusta, considerado uno de los hitos de ese fenómeno que se conoció como la música de proyección folclórica. Se trataba de uno de los tantos encuentros con un grupo de amigos en los que hacían música. En este caso participaron, entre otros, Domingo Cura, Oscar Cardozo Ocampo, Astor Piazzolla y Oscar López Ruiz. Uno de ellos, Hugo Díaz, las denominó “Folkloreishons”, nombre que remitía a un juego lingüístico con los vocablos “folklore” y “jam sessions” y apelaba a la fonética local. Parte de las composiciones de Lagos –incluidas en este y otros discos­– datan de fines de la década de 1940 y la siguiente. Se caracterizan por combinar elementos propios del folclore musical argentino con otros provenientes del jazz. En particular, se destacan dos características de este género: la improvisación y la interacción grupal. En otro trabajo (Guerrero 2016) he argumentado a favor de las categorías analíticas de novedad y diferencia (Groys 2002) para dar cuenta de cómo fue que el jazz se transformó, fundamentalmente en las “Folkloreishons”, en una “caja de herramientas metodológicas” para componer e interpretar esa nueva música.

Como continuación de ese escrito y para profundizar el análisis de las obras de quien es considerado, por sus propios pares, cultores y periodistas especializados, el “padre de la música de proyección folclórica argentina”, en esta ponencia me dedicaré a identificar rasgos genéricos y estilísticos en el corpus de sus obras editadas comercialmente. Ello me permitirá argumentar a favor de la hipótesis de que las innovaciones de la música de Lagos son rasgos de estilo determinados por las búsquedas estéticas, las posturas ideológicas y el lugar histórico en el que están ubicados los actores cuando se produce el fenómeno.

******

In 1969, Eduardo Lagos (1929-2009) recorded Así nos gusta, considered one of the milestones of the phenomenon that it is called música de proyección folclórica. This record registered one of the lots meetings with a group of friends who he played music with. In this case, Domingo Cura, Oscar Cardozo Ocampo, Astor Piazzolla and Oscar López Ruiz, among others, took part in the event. One of them, Hugo Díaz, called these meetings “Folkloreishons”, mimicking “folklore” and “jam sessions”, and he pronounced it using elemental and local phonetics. Some of Lagos’ compositions that are included in this record and others date from 1940 and the following decade. They are characterized by the mixture of Argentinean folk music elements with others of jazz. In particular, two characteristics of this genre are outlined: the improvisation and the group dynamics. In another paper (Guerrero 2016) I defended that the analytical categories of novelty and difference are useful to explain how the jazz, especially in “Folkloreishons”, was a methodological toolbox to compose and play this new music.

Continuing that paper I go in depth the analysis of the compositions of la música de proyección folclórica argentina’s father, as his peers, the audience, and the specialized journalists have considered him. In this presentation I will devote my efforts to identify genre and stylistic features in Lagos’ edited records. I will argue in favour of the hypothesis that Lagos’ musical innovations are style features, determined by the esthetical searches, the ideological settings, and historical place where agents are located when the phenomenon is produced.