Raza, género y sabor: performatividades en las orquestas tropicales de Montería, Córdoba, Colombia

María Alejandra Dé Ávila López 

Esta ponencia se centra en las orquestas tropicales de Montería, Córdoba, Colombia en donde se producen performatividades discursivas de género y raza mediante una categoría que es importante para la cultura caribeña colombiana en general, y para la música tropical en particular: el sabor. Desde el punto de vista de los propios sujetos, caracteriza el hacer de dichas orquestas emergiendo como marca enunciativa en los propios discursos de sus interlocutores. Esta exploración me permite observar la materialización del sabor en las estructuras musicales del porro –género musical privilegiado de las orquestas tropicales de Montería- y en el baile del cuerpo femenino. La primera son las características musicales que los actores sociales reconocen dotadas de sabor (v.g. improvisación, interpretación, clave, sincopa, fraseo), éstas performan un modelo masculino. Dichas características se entrecruzan con la vida ganadera cordobesa a través de algunas metáforas como la bravura de los toros. La segunda, es la materialización del sabor en el cuerpo femenino mediante el baile. Este aspecto lo pude leer a través de un mito clave acerca de una bailadora de fandango, llamada María de los Ángeles Tapia, mejor conocida como María Barilla. Una de las pistas que me permitió llegar a analizar dicho mito fue la reiteración,, en los documentos escritos, de la siguiente frase: María Barilla es el sabor hecho cuerpo. Las variantes del mito están trastocadas por las relaciones de género y el discurso racial de lo “negro” los cuales se codifican a través de sus “sensuales” movimientos. Dichos niveles de análisis reproducen lo que la filosofa Judith Butler (2007) llama performatividad del género. Por esta razón, esta ponencia retoma dicha teoría la cual define al género como un acto performativo. Así, esta teoría me permite leer tanto los discursos de género como los raciales.

******

This paper focuses on the tropical orchestras of Montería, Córdoba, Colombia where discursive performativity of gender and race is produced through a category that is important for the Colombian Caribbean culture in general and for the tropical music in particular: sabor. From the point of view of the social actors, it characterizes the practice of these orchestras emerging as an enunciative mark in the speeches of their interlocutors. This exploration allows me to observe the materialization of the sabor in musical structures of the porro -privileged musical genre of the tropical orchestras of Montería- and in the dance of female body. The first is the musical characteristics that social actors recognize as endowed with sabor (e.g. improvisation, interpretation, clave, syncopation, phrasing), these perform a masculine model. These characteristics intertwine with Cordoban cattle life through some metaphors such as the bravery of the bulls. The second is the materialization of the sabor in the female body through dancing. This aspect I have read it through a local myth about a fandango dancer, called María de los Angeles Tapia, better known as María Barilla. One of the clues that allowed me to analyze this myth was the reiteration in the written documents of the following sentence: María Barilla is the flavor made body. The variants of the myth are overturned by gender relations and racial discourse of the “blackness” which are encoded through their “sensual” movements. These levels of analysis reproduce what the philosopher Judith Butler calls gender performativity. For that reason, this paper takes this theory which defines gender as a performative act. So, this theory allows me to read racial and gender discourses.